Un genio llamado Avicii

Más de 800 conciertos, 8 años de carrera artística, 3 Grammys, 2 álbumes y tan solo 28 años. Este es el legado que Avicii nos deja tras su marcha el 20 de abril de 2018. En la Factoría del Show nos despedimos de este genio haciendo un repaso por su trayectoria musical.

Avicii

En 1988 Estocolmo vio nacer a Tim Bergling, en ese momento no era más que un recién nacido, pero con el tiempo sería conocido internacionalmente como Avicii. Durante 19 años este pequeño genio apenas conoció lo que había cuatro o cinco manzanas más allá de su casa, y con eso parecía bastarle. Hasta que un amigo suyo le presentó FL Studio, un programa de producción musical muy sencillo al que empezó a dedicar demasiadas horas. Por aquel entonces Avicii vivía en un estudio-dormitorio muy desordenado y rodeado de platos sucios, estaba tan concentrado en copiar sonidos de otros que no tenía tiempo para asear su lugar de trabajo. Fue precisamente esa obsesión y pasión por lo que salía de FL Studio lo que le permitió empezar a improvisar su propia música.

A Tim le gustaba publicar sus temas en blogs para que la gente pudiera escucharlos, pero también sabía que si quería alcanzar el éxito debía hacer llegar su música a los más grandes, por eso le empezó a enviar sus creaciones al DJ y productor Laidback Luke que enseguida quiso opinar sobre ellas. Puede que por casualidad o por cosa del destino, sus canciones llegaron a oídos de un manager llamado Arash, que no dudó en contactar con él convencido de que podía hacer despegar su carrera como artista, y eso hizo. Arash se convirtió en una especie de padre en el mundo de la música para el sueco y permaneció a su lado hasta el final.

Poco a poco Avicii fue escalando puestos en su carrera por la fama. Dio su primera actuación junto a Laidback Luke, logró impresionar al mismísimo David Guetta con una remezcla de Bob Sinclair, consiguió que Alcoholic, uno de sus primeros temas, empezara a sonar en todas partes y, lo que es más impresionante, publicó Levels la canción que lo lanzó a estrellato en 2011 en tiempo record.  Aquel fue el momento exacto en el que los sueños del DJ empezaron a cumplirse. Gracias al éxito que estaba cosechando, en 2012 se convirtió en cabeza de cartel del Ultra Music Festival en Estados Unidos, donde llegó a compartir escenario con la mismísima Madonna.

Avicii y Madonna

Avicii era muy joven cuando entró en este mundo, y eso lo hacía aún más emocionante, cada actuación suponía un chute de adrenalina, como el que sientes cuando estás en caída libre después de saltar de un avión, justo antes de que se te abra el paracaídas. Pero por mucha energía que tuviera, aguantar tantas horas y tantos días de fiesta es complicado, por eso empezó a tomarse un par de copas antes de cada actuación, al fin y al cabo era lo que hacían todos los DJs del momento, incluido los más veteranos. Pero, como era de esperar, esa decisión comenzó a pasarle factura. De camino a uno de sus espectáculos en Australia empezó a encontrarse mal del estómago, por ello fue ingresado en el hospital nada más aterrizar en el país. Los médicos le diagnosticaron pancreatitis, este es el punto exacto donde la carrera de Avicii empieza a complicarse. Los especialistas le recomendaron reposo, pero en ese momento el sueco estaba en la cresta de la ola y no tenía ninguna intención de bajarse, por ello y por retrasar una inevitable operación lo más posible, decidió cancelar las mínimas actuaciones y empezar a medicarse.

En verano de 2013 Avicii publicó el que probablemente sea el mayor éxito de su carrera musical, Wake me up. Este tema , incluido en su álbum debut «True», dio la vuelta al mundo a una velocidad de vértigo, llegando a superar las 1.500 millones de visualizaciones en YouTube. Le sucedieron más éxitos como You Make Me, Addicted to you o Hey Brother.

Todo sucedió de un modo tan rápido e intenso que el joven artista no pudo hacer más que dejarse llevar, dejó que la corriente le arrastrara, sin siquiera dedicar un par de minutos de su vida a pensar qué iba a hacer ni cómo, así fue como sucedió lo inevitable, perdió en control. El estómago dejó de dolerle y él dejó de medicarse, como consecuencia el apéndice y la vesícula se le desgarraron, entonces se vio obligado a entrar en quirófano. Después de eso los medicamentos volvieron a su vida, se suponía que no eran adictivos, pero cuantos más tomaba, más ansiedad sufría.

En el tiempo que estuvo reposando pudo pararse a pensar, se dio cuenta de que prácticamente había cumplido todos sus sueños, pero que no era feliz, sentía que estaba corriendo hacia una felicidad inalcanzable. Se dio cuenta de que, desde que había empezado, no había parado ni un solo momento, ni tan siquiera para recuperarse de las enfermedades ni el estrés. Así pues, empezó a parar, cada vez que se sentía sobrepasado por su carrera paraba unos meses para descansar y luego volvía a la fiesta. Pero nunca paraba demasiado, pues allí arriba, detrás de su mesa de mezclas y por encima de toda esa gente que cantaba sus canciones y coreaba su nombre sentía momentos de auténtica felicidad. Aunque al final ese carpe diem acabó pasándole factura. En 2015 publicó su segundo álbum Stories y canceló todas sus actuaciones de los siguientes ocho meses.

Tal vez porque ocho meses no eran suficientes o porque Avicii era demasiado joven para soportar aquella abrumante fama, la vuelta a los escenarios fue más dura de lo que recordaba. Así que, con tan solo 26 años, este DJ sueco anunció su retirada. Hizo algunas de las actuaciones que ya tenía programadas y canceló otras por el exceso de ansiedad que le producía todo aquel éxito. Aquellos fueron momentos muy difíciles para Avicii, que no sentía el apoyo de los suyos. Arash, su mánager y padrino en este mundillo, le presionó para que no se separara de los escenarios, parecía no comprender el nivel de estrés y ansiedad que había alcanzado el sueco.

Avicii se despidió de los espectáculos en el Hotel Ushuaïa, en Ibiza. Con ocho años de éxito mundial y más de 800 conciertos, el joven músico dejó a su manager y a su representante y empezó a componer para otros, pero de vez en cuando también para él mismo.

Con tan solo 28 años, el DJ sueco ya había vivido más que la mayoría, había actuado en todo el mundo y había cumplido más sueños de los que jamás podría haber imaginado y, aunque suene bonito, todo ello acabó influyendo en su vida de un modo que ninguno quisiéramos. Tanto estrés, ansiedad, fiesta y alcohol acabaron por arrebatarle la vida el 20 de abril de este año en un hotel de Omán.

Avicii concierto

Por
Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: La Factoría del Show Online S.L.
  • Finalidad: Comentar publicaciones del blog y dar respuesta a los anteriores comentarios.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.
  • Destinatarios: Se cederán datos a terceros por obligación legal y para la ejecución del servicio que nos has solicitado.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Información adicional: Consulta la información completa en la política de privacidad.

¡Pide presupuestos Gratis!