Fiestas de los pueblos: 10 consejos de supervivencia

Piscina, playa, terrazas, buen tiempo…pero sobre todo, el verano es para las fiestas de los pueblos, el evento más esperado del año. En este post te damos 10 tips de supervivencia.

Calles de un pueblo adornadas para las fiestas

Comienza oficialmente el verano y con él, ya podemos ver las primeras fiestas populares en toda España. La época estival es sinónimo de piscina, playa, terrazas, buen tiempo…pero sobre todo, de las fiestas de los pueblos. El buen tiempo llama a que pasemos más tiempo en la calle y ¿Qué mejor manera de hacerlo que con una buena verbena de fondo?

Durante 3 meses, casi todos los pueblos de la geografía española celebran las festividades de sus patrones y son muchos los seguidores que, como si de una yinkana se tratara, recorren todos y cada uno de ellos en busca de pasarlo bien durante unos días o unas horas.

Y es que durante esta época, los municipios multiplican su población, las familias se reúnen y esos amigos a los que ves una o dos veces al año vuelven a juntarse como si el tiempo no hubiera pasado. Pero si eres de ese tipo de personas que no tiene pueblo y no sabes a lo que te enfrentas cuando te dicen “vamos a las fiestas de mi pueblo”, en el siguiente post vamos a darte varios consejos para que las disfrutes al 100% y no mueras en el intento.

10 consejos para sobrevivir a las fiestas de los pueblos

No existe la vergüenza

Gente disfrutando de una orquesta

Si eres de aquellos a los que les da vergüenza cantar, bailar o brincar, está claro que no estás hecho para esto. Aprovecha que nadie te conoce para desconectar y disfrutar sin pensar en lo que puedan decir los demás, ya que el resto estará igual que tú.

A una buena verbena se va sin pudor, dejando la vergüenza y los complejos en casa. Prepárate para que cualquiera baile contigo, para que te empujen en medio de un “pogo”, para que te llueva algún que otro cubata e incluso para que te incluyan en una conga por toda la plaza.

Y ni qué decir del look con el que puedes acabar la noche, entre lo que podemos encontrar objetos como gafas ridículas, gorros, peluches, pañuelos…que no sabes de donde han salido, pero ahí están y lo llevas con orgullo como si un complemento de lujo se tratara, algo que sin duda nos lleva al siguiente punto.

Ropa cómoda y a prueba de balas

Batalla de vino en plena fiesta

Algo que debes tener claro a la hora de afrontar una noche de fiesta en un pueblo es que vas a terminar manchado sea por el motivo que sea. O bien porque el único asiento existente es el suelo o bien porque alguien torpe se cruza en tu camino e incluso porque tus amigos quieren hacer la gracia. Es por ello que, los lugareños, suelen ir habitualmente con un traje de «peña» que, por una parte les diferencia del resto de peñas y por otra, les permite disfrutar de la fiesta sin preocuparse por mancharse.

En un ambiente donde el alcohol y diversión se combinan a partes iguales, es más que probable que algún cubata vuele por los aires sin querer. Por ello, no es necesario que vayas vestido con tus mejores galas. A las fiestas de los pueblos no se va a ligar, aunque a veces suceda, se va a pasarlo bien y de la manera más cómoda posible, puesto que te esperan muchas horas de diversión por delante.

Aprenderás a bailar pasodobles y rancheras

Personas bailando un pasodoble en la plaza del pueblo

Puede que en tu día a día no escuchas ni de lejos este tipo de música, pero también sabemos que seguramente más de un pasodoble conozcas. ¿Quién no ha bailado una agarrado al son de “Francisco alegre y olé”?

Este pegadizo ritmo es un habitual de las verbenas de las fiestas populares y no hay nadie que no lo baile cuando suena. Da igual quien esté a tu lado, simplemente agárralo y baila como si fueras un maestro en el tema.

No existe una buena fiesta de pueblo si no suena un pasodoble o una ranchera, si no ves a todos los abuelos bailando como si unos de unos veinteañeros se trataran y sobre todo, sin esos empujones que te dan sin querer aquellos que de verdad se creen los reyes de la pista bailándolo. Ten claro que al final de la noche serás un experto en este estilo musical sin apenas saberlo.

No se rechaza nada de lo que te ofrezcan

Grupo de mujeres ofreciendo comida a todos aquellos que se acercan

Bien es conocido por todos la generosidad de la gente de pueblo. Los 3 o 4 días que duran los festejos, los habitantes tiran la casa por la ventana porque “para tres días de fiesta que hay al año, se aprovechan al máximo”. La gente compra comida, bebida y todo lo que se te pueda ocurrir como si del fin del mundo se tratara para así poder invitar a sus amigos, vecinos y “forasteros” que puedan venir a las fiestas de su pueblo, por lo que jamás se te ocurra decir que no a todo aquello que te ofrezcan, se lo tomarán como una ofensa.

Lo mejor de todo es que, visitando la infinidad de peñas que hay por todo el pueblo, al final acabarás bebiendo más que los peces en el río y con suerte la noche te sale gratis en ese sentido, teniendo que centrarte únicamente en el resto de puntos de este post.

Prepara tu hígado y la resaca del día siguiente

Personas disfrutando de una orquesta

Ten por seguro que, en una buena fiesta de pueblo, el alcohol es el rey por excelencia. Las limonadas caseras, los carros con infinidad de bebida, las peñas y los bares con su amplia oferta de bebida son los principales aliados en estos eventos.

Parece que se vaya a acabar el mundo y haya que beberse todo por si acaso y además, los vasos parecen auto rellenarse por arte de magia, pero cualquiera dice que no cuando eres el invitado. En las fiestas de los pueblos se bebe las 24 horas al día como si de una tradición u obligación se tratara. De hecho, la resaca se supera bebiendo más o eso dicen los lugareños. No hay mejor remedio para una noche de fiesta que un buen vermú y unas cervezas al día siguiente.

Asume que no vas a dormir mucho

Foto grupal de un pueblo en fiestas

Como bien hemos dicho en uno de los anteriores puntos, la fiesta no termina hasta que los pájaros comienzan a cantar y los primeros rayos de sol despuntan en el horizonte. Bien es sabido por todos que, toda fiesta de pueblo, tiene dos pases: un primero donde la verbena es la protagonista, pero también un segundo protagonizado por una buena disco movida que comienza cuando la orquesta termina.

A este segundo pase solo los más atrevidos llegan. Padres, madres, niños y abuelos suelen dar por terminada la noche cuando la orquesta llega a su fin, aunque cada vez son más los que alargan un poco su noche al ritmo de música actual. Con la disco movida podría decirse que empieza la noche de nuevo, nada tiene que ver con todo lo vivido anteriormente, música nueva, escenario nuevo…es como una segunda fiesta dentro de la misma noche, por lo que si aún te quedan ganas de volver a comenzar, este es tu momento, ya habrá tiempo de dormir al día siguiente.

Y que decir de las orquestas, son los espectáculos más esperados del año. No hay gira de C. Tangana o de Rosalía que valga, la gente se recorre los pueblos para ver en directo a sus orquestas favoritas.

¿Cuáles son las orquestas más aclamadas por el público?

Las orquestas gallegas son las que se llevan la palma, estas son Panorama, Paris de Noia, Olympus, Combo dominicano, Cinema… El fenómeno es tal que existen hasta club de fans de las orquestas.

En el resto de España son muchas las que atraen público a los pueblos, entre las mejores orquestas están La Huella 2.0., Orquesta Diamante «El Show del calvo», Waykas Family, La Fórmula, La Mundial, Super Hollywood, …

Lleva una chaquetita por si refresca

Muestra de chaquetas de cuero

Quizá sea uno de los mayores errores de todos aquellos que van por primera vez a las fiestas de los pueblo. Llegas de la ciudad acalorado, en pleno mes de julio, pensando que la temperatura por las noches es la misma que durante el día y que pasarás calor pero ¿Qué te encuentras? Que en efecto, esto no es así.

Si por algo se distinguen los pueblos es por la diferencia de temperatura en comparación con las grandes ciudades y más aún en verano, donde la diferencia es más notable.  La falta de contaminación, de edificios, de fábricas…en definitiva, de todo aquello que genera calor en la ciudad, hace que por la noche, en cuanto cae el sol, se comience a notar la «fresca». Y ya no te decimos cuando empieza a amanecer y el rocío comienza a mojarte la cara.  Lleva siempre una chaquetita o una buena sudadera porque posiblemente te haga falta, no queremos que te cojas un resfriado.

Aprendes que las “charangas” son el mejor grupo musical del mundo

Charanga en plena actuación

Nada como un tambor, unas trompetas y un bombo para montar una fiesta en cinco minutos. En efecto, en toda fiesta de pueblo no puede faltar una charanga. Bien sea para amenizar el vermú tras una noche de fiesta, para recorrer el pueblo en busca de lugareños y visitar las diferentes peñas o simplemente como acompañamiento en una ruta de bares, la charanga no puede faltar.

Agarra lo que tengas más a mano, olvida el resto de consejos y disponte a disfrutar al ritmo de canciones tan conocidas como “Que bonita es la amapola ay ay ay”, “Era una sandía gorda, gorda gorda” o el mítico “Follow the líder”. No hay nadie que pueda resistirse al contagioso ritmo de las charangas.

Comprobarás tu puntería en la tómbola

Típica tómbola de pueblo donde la gente pasa el rato consiguiendo premios

¿Quién no ha intentado alguna vez conseguir un peluche en una tómbola? Si por algo se diferencian también las fiestas de los pueblos es porque siempre hay un par de camiones tómbola donde la gente se tira horas y horas lanzando pelotas y todo tipo de objetos arrojadizos con el fin de conseguir un premio.

Cuanto más avanzada está la noche y más se ha perdido la vergüenza, más llenos están. Por supuesto y como es de esperar también, cuanto más cae la noche, menos premios te llevas si te decides a intentarlo, pues las cervezas, las limonadas y todo aquello que te han ido dando y que no has podido rechazar, como bien hemos explicado antes, comienzan a hacer efecto y la visión perfecta de halcón que tenías al principio de la noche, se ha quedado en un mero recuerdo.

Siéntete un habitante más del pueblo

Gente procesionando los santos del pueblo

Por último, si has conseguido cumplir el resto de consejos y sobrevivir en el intento, puedes decir orgulloso ya que eres un habitante más de ese pueblo. Y no sólo lo dirás tú, sino que si tienes suerte y han visto que has aguantado como uno más, la palabra “forastero” con la que se te conocerá al comienzo de la noche, pasará a ser cosa del pasado y te dirán cosas como “A este lo puedes volver a traer el año que viene”.  

Te aseguramos que una vez que empieces a ir a este tipo de fiestas, no querrás pisar otras en todo el verano, así que prepárate porque la temporada de fiestas de pueblos no ha hecho más que comenzar.

Por
Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  • Responsable: La Factoría del Show Online S.L.
  • Finalidad: Comentar publicaciones del blog y dar respuesta a los anteriores comentarios.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.
  • Destinatarios: Se cederán datos a terceros por obligación legal y para la ejecución del servicio que nos has solicitado.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Información adicional: Consulta la información completa en la política de privacidad.

¡Pide presupuestos Gratis!