Origen de los mercados navideños

La Navidad es una de las épocas más especiales del año, y dejarse perder en un mercado navideño es una de las mejores opciones para hacer un plan con amigos, la familia o pareja.

Mercado navideño de Budapest
Mercado navideño en Budapest |Fuente: www.budapestinfo.hu

Los has visto en infinidad de fotos, series o películas. Puede que los hayas visitado, ya sea en tu ciudad o alguna cercana, incluso en otros países. Pero lo cierto es que, por muy habitual que se te pueda hacer esta estampa, los mercados navideños son siempre algo especial. Y, para especiales, aquellos que se ponen en las plazas de países como Alemania, Bélgica o Hungría.

Estos encuentros nacen a principios del s. XV en Alemania, el primero del que se tiene constancia es de 1434. Desde entonces los habitantes de las ciudades se reúnen en estos emplazamientos a beber y comer de su gastronomía típica. En la actualidad estos mercados se han ampliado considerablemente. Primero, porque ahora aparte de comer, beber o comprar cerámica también puedes comprar todo tipo de recuerdos, navideños o no, montar en atracciones, patinar sobre hielo e incluso ver coros cantando los mejores villancicos. Pero, si decíamos que estos mercados surgieron en Centroeuropa, actualmente los podemos ver en casi cualquier parte del viejo continente y del mundo. En España, ciudades como Valladolid, Granada o Madrid tienen uno o varios, generalmente en la plaza mayor, donde no faltan las luces, el belén e infinidad de puestos donde perderse y hacer los mejores regalos.

Con la puesta a punto de estos mercadillos se da por comenzada la Navidad, que suele ser a finales de noviembre, hasta el 1 de enero. En otros, este acontecimiento coincide con Santa Lucía, el 13 de diciembre, día más corto del año y que coincide con el solsticio de invierno, antigua celebración pagana. Por supuesto, una época perfecta para salir a pasear y visitarlos con amigos, familiares o parejas, donde dejarse perder entre puestos, regalar artículos navideños y probar comida típica. Según el país en el que estés esta variará, pero si hay dos cosas imprescindibles son las salchichas y el ponche (también se puede cambiar por vino). Alemania, Suiza, el norte de Italia o el este de Francia son lugares idílicos para dejarse embaucar por la magia de la navidad en estos mercados, donde tampoco faltan tiovivos o pistas de patinaje.

Por
Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: La Factoría del Show Online S.L.
  • Finalidad: Comentar publicaciones del blog y dar respuesta a los anteriores comentarios.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.
  • Destinatarios: Se cederán datos a terceros por obligación legal y para la ejecución del servicio que nos has solicitado.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Información adicional: Consulta la información completa en la política de privacidad.

¡Pide presupuestos Gratis!