España en Eurovisión: años 90

Seguimos con nuestro repaso a la historia de España en Eurovisión. Si quieres saber qué nos deparó el festival de la canción entre 1990 y 1999, aquí tienes nuestro repaso

Sergio Dalma Eurovisión 1991

Sergio Dalma Eurovisión 1991

Siguiendo con el repaso a Eurovisión llegamos a los años 90. Queridos por unos, amados por otros –por pocos, pero bueno, cada loco con su tema-, ya desde el inicio se tornaba una década movidita. Se inventaba la World Wide Web en 1990, se desintegraba la Unión Soviética, Nelson Mandela era elegido presidente en 1995 o el euro era elegido oficialmente como moneda oficial en 1999. Bajo ese contexto y con unos años 80 maquillados por un bronce tan solo un año después de un último puesto, España presentó a artistas tan dispares como Azúcar Moreno, Sergio Dalma, Miguel Herzog o Serafín Zubiri.

La participación de España empezaba fuerte desde el principio. Año 1990, se decide enviar a Azúcar Moreno, futuras promesas del flamenquito pop y hermanas de Los Chunguitos. ¿Qué podía salir mal? Pues, para empezar, que los flamantes vestidos que diseñó Francis Montesinos para las hermanas Salazar se rompieron mientras se los ponían antes de la actuación. Esto lo confesaron años más tarde, donde también afirmaron que los que se pusieron para salir al escenario los compraron en el Rastro de Madrid.

Pero aún queda lo mejor. Y es que 1990 fue el primer año donde se combinó orquesta y grabación de la música, y Azúcar Moreno iban a ser las primeras en ponerlo a prueba durante el festival .Y, como no podía ser de otra manera, salió mal. 24 compases tenían que esperar hasta comenzar a cantar, pero el audio saltó a partir del 15. Sus caras eran un poema, y a una de ellas no se les ocurrió nada mejor que volver a entrar en el camerino. Aunque casi no les dejan volver, su actuación ya es historia del festival, pues han sido las únicas artistas en salir a cantar dos veces sin haber ganado. Y todo eso sin mencionar el famoso baile de su guitarrista, Pepe Marchante, quien afirmó: “Lo primero que pensé fue: vamos a hacer el ridículo más espantoso ante millones de personas. Tengo dos opciones: o quedo como un imbécil y el mundo se ríe de mí o yo me río del mundo. Y entonces me puse a bailar”.

A pesar de todo, las hermanas Salazar consiguieron un meritorio quinto puesto. Algo que ya vaticinó una pitonisa, quien les dijo que no iban a ganar pero sí quedar en muy buen lugar. Y ya con la anécdota del año, todo podía ir a mejor. Sergio Dalma era el candidato para viajar en Roma en 1991 con su Bailar pegados, una de las canciones más recordadas de Eurovisión y más coreada en los karaokes de nuestro país. Con 119 puntos logró una cuarta posición en otro certamen marcado por la polémica, donde Francia y Suecia empataron, y ambos se llevaron 12 puntos el mismo número de veces, pero los suecos recibieron más votos de 10, por lo que resultaron ganadores.

Con un quinto y un cuarto puesto dos ediciones seguidas, las expectativas españoles no podían estar más altas. Con unos años anteriores algo flojos tras el bronce de 1984, ahora era el turno de Serafín Zubiri. El cantante, que ya sonó para asistir en 1991, finalmente fue escogido para esta ocasión, donde quedó decimocuarto.

En las tres ediciones posteriores Irlanda fue el país anfitrión, una en Millstreet y las dos siguientes en Dublín. Y, si no os suena la primera localidad, tranquilos. Millstreet es un pequeño pueblo de apenas 1500 habitantes que se presentó candidato a acoger Eurovisión tan solo un día después de la final de 1992, ganada por Irlanda. Eva Santamaría fue quien representó a España con Hombres, quedando undécima. Alejandro Abad consiguió un decimoctavo puesto en 1994, y en 1995 Anabel Conde resultó segunda gracias a Vuelve conmigo, nuestro último Top 5. Como anécdota cabe recordar que Nocturne, la canción ganadora representada por Noruega, constaba tan solo de 24 palabras, por lo que era casi toda instrumental. Además, 1993 estuvo marcado por las semifinales, pues la disolución de Yugoslavia hizo aumentar el plantel a 25 participantes, de los cuales los 23 de la edición anterior pasaban automáticamente.

Millstreet durante el fin de semana de Eurovisión en 1993

Millstreet durante el fin de semana de Eurovisión en 1993 | millstreet.ie

1996 fue un año único para el certamen, también gracias a una ronda clasificatoria. Y es que los 29 países que querían participar debían enviar el audio que los representaría para escucharlo y elegir a los ganadores, sin ver ninguna actuación. Ha sido la única vez que se ha hecho de este modo, y fue duramente criticado por los países no seleccionados, entre ellos Alemania, fuerte inversor de Eurovisión.

Antonio Carbonell fue el enviado español con una canción compuesta por Ketama y titulada ¡Ay, qué deseo!, con la que quedó en vigésimo lugar. El ganador de esta edición volvió a ser Irlanda, y en 1997 se regresaba a Dublín. Marcos Llunas interpretó Sin rencor, con la que obtuvo una sexta posición. Esta ha sido la última vez que Irlanda ha ganado el concurso, aunque sigue siendo quien más veces lo ha hecho: siete.

Las dos últimas participaciones en Eurovisión de España en los 90 fueron Mikel Herzog y Lydia. El primero, que fue con un tema propio, consiguió 25 puntos y un decimosexto lugar. Por su parte, la cantante madrileña quedó última con un solo voto, el cuarto peor puesto de España, solo por detrás de Víctor Balaguer en 1962, Conchita Bautista en 1965 y Remedios Amaya en 1983, ambos con cero puntos. Canción aparte, su vestido de Ágatha Ruiz de la Prada donde se le escapa el corazón lo dice todo.

La historia se repitió el año pasado con Manel Navarro y Do it for your lover, quien quedó también en último lugar con 5 puntos. Su gallo fue trending topic y quién sabe si alguno de estos participantes lo hubiera sido en los 90. ¿Quizá el guitarrista de Azúcar Moreno? ¿El flamenco fusión de Antonio Carbonell? ¿O el vestido de Lydia? Sea como fuere, la última década del siglo XX fueron años convulsos para todos, y este año solo nos queda desear lo mejor para Alfred y Amaia, quienes actuarán el sábado 12 de mayo en el Altice Arena de Lisboa.

Lydia en Eurovisión 1999

Lydia en Eurovisión 1999

Por
Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: La Factoría del Show Online S.L.
  • Finalidad: Comentar publicaciones del blog y dar respuesta a los anteriores comentarios.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.
  • Destinatarios: Se cederán datos a terceros por obligación legal y para la ejecución del servicio que nos has solicitado.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Información adicional: Consulta la información completa en la política de privacidad.

¡Pide presupuestos Gratis!