CIMA: La Ciudad Mágica de Ponferrada

En la Factoría del Show nos gustan los sueños, hacerlos realidad y hoy queremos compartir un gran sueño que lleva cumpliéndose en la Comarca del Bierzo desde hace 30 años durante las fiestas de la Encina de Ponferrada: convertir un parque en una Ciudad Mágica, una ciudad de diversión donde conviven los deseos de niños, jóvenes y adultos.

Cartel Cima 2015

Como responsable de este blog y natural de Ponferrada, he querido hacer mi particular homenaje en el 30 aniversario de este gran festival infantil conociendo un poco más sobre su historia y darlo a conocer entre nuestros seguidores. Para ello, además de mi experiencia personal, cuento con la ayuda de Vicente González, uno de los miembros fundadores.

Recuerdo que de pequeña había tres momentos del año que esperaba con especial ilusión: la noche de reyes, mi fiesta de cumpleaños y la semana mágica de CIMA en las Fiestas de mi ciudad. Y os aseguro que como CIMA, no he visto nada igual en otro sitio.

Cada año por las mismas fechas, aproximadamente en la primera semana de septiembre, los niños de El Bierzo tienen la oportunidad de sumergirse en un mundo de fantasía repleto de actividades lúdicas: hinchables, manualidades, música, magia, juegos de todo tipo, pintacaras, baile, deportes, talleres de teatro, cómic, radio, prensa… Un paraíso en el que expresar, e incluso gritar, su creatividad y destrezas motrices, fomentar las relaciones humanas y el trabajo en equipo.

Los jóvenes encuentran una alternativa de ocio saludable y solidaria, en la que compartir experiencias, conocimientos y responsabilidades que les proporcionan sensación de éxito y seguridad.

Los adultos pueden ofrecer a sus pequeños un lugar de esparcimiento gratuito y a sus jóvenes un compromiso que les conduce por el camino de la satisfacción de las metas conseguidas.

Para el municipio de Ponferrada supone contar con un espacio lúdico en el que además de facilitar el libre acceso para todos los niños y fomentar la responsabilidad y el compromiso de sus jóvenes, promueve en sus ciudadanos valores fundamentales como la cooperación, solidaridad y convivencia cívica, en un ambiente festivo de crecimiento personal y social.

CIMA ha ido abriendo nuevas sendas y actualmente cuenta con una programación de cursos a lo largo del año, formando y brindando a los jóvenes un ocio positivo y creativo dentro del marco de actividades del Centro de Información Juvenil de Ponferrada.

Hablamos con Vicente González, uno de los creadores de este gran sueño, para que nos cuente en detalle cómo surgió la idea de crear esta ciudad mágica y su evolución.

CIMA, como ya he señalado anteriormente, se viene desarrollando desde 1986 en las Fiestas de la Encina de Ponferrada y nace dentro del Patronato Municipal de Turismo y Fiestas de la localidad con el fin de mejorar la oferta y la calidad de las actividades dirigidas a los niños, y a su vez, con la intención de crear tradiciones festivas propias que pudiesen permanecer en el tiempo.

¿Cómo surge el nombre de CIMA?

Entre los miembros de aquella comisión encargados de la sección infantil, se hizo una lluvia de ideas en la que salieron dos nombres: DIVEREN y Ciudad de la Imaginación. “Nos decantábamos más por la segunda opción pero nos encontramos con el problema de la abreviatura o siglas, entonces fue cuando uno de los compañeros allí presentes se le encendió la bombilla: Si, será una ciudad….pero MÁGICA ¡y dimos en el clavo!” Nos cuenta Vicente.

Primeros pasos

Para la preparación de la 1ª edición de CIMA en 1986, se revisó todo lo que se estaba haciendo hasta entonces  y se observó que se desarrollaban actividades en distintos puntos de la ciudad, donde los niños eran más elementos pasivos de contemplación que elementos activos de su propia fiesta. Según explica Vicente, les pareció buena idea agrupar todas las actividades en un mismo lugar, y sobre todo dar prioridad a la participación para que el niño fuese el protagonista de la fiesta. Y esa es una de las claves de su éxito: “CIMA tiene una fuerza extraordinaria porque se basa en la participación”

Coincidió que por aquella época empezaron a aparecer los primeros animadores socioculturales. Dentro del equipo encargado de plasmar el primer proyecto de CIMA se contaba con un grupo de expertos en esa nueva disciplina y voluntarios con edades comprendidas entre los 18 y 30 años (alguno más mayor) cargados de ilusión por sacar el proyecto adelante.

El éxito de la primera edición fue tal, que sorprendió al ayuntamiento, a los medios de comunicación y a la sociedad en general.

carteles de cima

¿Cómo se consiguen los voluntarios?

Para la sorpresa de los que estaban dentro del equipo fundador de CIMA, la respuesta de la ciudadanía fue espectacular.

Las primeras ediciones tuvieron lugar en el Parque de “El Plantío”. En un primer momento, se pretendía limitar la entrada solo a los niños pero el parque es un espacio abierto, difícil de controlar, por lo que se permitió la entrada a los padres y el resultado fue sorprendente, porque los padres no se limitaron a “vigilar” a sus hijos sino que también se implicaron en las actividades.

En la edición de 1986 ya se pudo constatar que prácticamente en todas las actividades había muchos adolescentes de entre los 12 y 17 años, que expresaban la necesidad y el deseo de contribuir más responsablemente ayudando en tareas de organización y prolongaban su participación más allá de los horarios y fechas establecidas para el público.

Es entonces cuando se creó la figura del ayudante, para todos aquellos jóvenes que visitaban CIMA con más interés en colaborar que en jugar. Muchos jóvenes pasaron de jugar a ayudar en CIMA, para luego, muchos de ellos, convertirse en animadores o monitores capaces de desarrollar un proyecto y presentarlo en posteriores ediciones de CIMA.

En los años 90, se solicitó a las escuelas representantes de alumnos de los últimos cursos de la EGB. Estos jóvenes empezaron a recoger ideas en sus colegios de cómo querían que fuese el siguiente CIMA y con estas ideas acudían a la Junta General para elaborar el proyecto de CIMA del año siguiente. Todas esas ideas eran escuchadas y tenidas en cuenta, lo que los niños pedían en sus colegios se procuraba hacerlo realidad. A partir de este momento CIMA experimentó un giro espectacular.

CIMA en los 90: el despegue definitivo

En los 90 CIMA despegó de forma sensacional. En 1988, la Ciudad Mágica se trasladó al parque de “El Temple” porque “El Plantío” se había quedado pequeño. Una de las casas de “El Temple”, que utilizaban  de almacén y que en esa época se encontraba medio en ruinas, se acabó convirtiendo en la Casa CIMA  como Centro de Iniciativas y Recursos para Jóvenes.

CASA CIMA

La Casa CIMA hacía de sede y lugar de reunión, durante todo el año, para aquellos jóvenes que acudían con inquietudes e iniciativas. Allí se les escuchaba, orientaba y se daba apoyo a sus ideas y proyectos. Además de la Ciudad Mágica, se organizaban otras actividades dirigidas a los niños para el resto del año como la Navidad, el carnaval infantil o certámenes de teatro.

Actividades y talleres

El número de actividades también se multiplicó en los 90 y se creó la primera ludoteca de Ponferrada gracias a CIMA, adaptando el modelo de la red de ludotecas de Cataluña. Si bien, toda la ciudad mágica constituía una gran ludoteca, además se incorporaron juegos de mesa, simbólicos, de estrategia, motrices y de rol.

Desde las primeras ediciones de CIMA se han mantenido las mismas actividades adaptándolas a los tiempos actuales, como son los talleres de manualidades, dibujo y pintura, artesanía, transformación (maquillaje y caracterización), teatro, prensa, radiocómic, cocina, jardinería, baile, música, magia, gymkanas, tirolinas, actividades deportivaskarts, juegos de rol, hinchables,…

Niños jugando en CIMA

Se creó una escuela de magia e incluso uno de los años el Mago Tamariz fue uno de los pregoneros. En el taller de prensa se hacía un periódico de la semana de fiestas y los primeros talleres de radio empezaron como una escuela de radio sin emisión, pero en los 90 se instaló en la Casa CIMA la emisora de radio con la que empezaron a transmitir, no solo durante esa semana sino que siguió emitiendo el resto del año como radio CIMA con programación diaria hasta nuestros días.

periódicos de CIMA

Todos los años se intentaba sorprender con algo diferente. En una de las ediciones bajo el nombre de “Un viaje a las estrellas”, se instaló una especie de planetario en la Casa de la Cultura de Ponferrada. En 1992 se organizó una Olimpiada ¡con antorcha incluida!, festivales de jóvenes intérpretes, muestras de teatro  a cargo del grupo del Conde Gatón de Ponferrada y hasta un desfile de moda con la colaboración de las tiendas de ropa infantil “Charcos”

programación de CIMA

CIMA fue un precursor en el sentido de que era algo que ni siquiera se estaba haciendo en los colegios, y que posteriormente empezaron a recoger algunas de esas ideas para sus semanas culturales.

En 2015, nos encontramos con que CIMA se ha adaptado a los cambios y gustos de los jóvenes incorporando otras actividades en las que las últimas tecnologías juegan un papel importante pero sin renunciar a su esencia original. Ahora nos podemos encontrar con videojuegos, simuladores de realidad virtual, Karaoke, talleres de DJ,…CIMA 2015

Seguro que ahora que conocéis la existencia de esta ciudad mágica os habréis quedado con ganas de visitarla con vuestros niños ¡estáis todos invitados! En la actualidad, CIMA está integrada dentro del Centro de Información Juvenil del Ayuntamiento de Ponferrada. Si queréis saber un poco más sobre esta institución podéis visitar su página web aquí.

Sofía Fernández – Departamento de Social Media de La Factoría del Show

Por

2 comentarios en “CIMA: La Ciudad Mágica de Ponferrada

  1. EsperanzaPublicado el

    Primero Lucas y años después Alicia, mis hijos esperaban todo el año para ser voluntarios: viven Cima como el mejor acontecimiento de las fiestas. No entendía muy bien como podían dedicar tantas horas de trabajo por un bocata o una entrada a un concierto….., pero tengo que reconocer que asumir responsabilidades es un tema ausente en muchos adolescentes, sumado a las pocas actividades que pueden realizar de «gratis». Ojalá hubiera más actividades de este tipo para ellos: conviven, colaboran, participan, se sienten útiles, en definitiva, son felices.

  2. SoniaPublicado el

    Como natural de Ponferrada, aunque vivo fuera desde hace más de dos décadas, también forme parte en mi adolescencia, de la ciudad CIMA, en sus primeros años y recuerdo con especial cariño la ilusión , la satisfacción , el compromiso y la responsabilidad que supuso en aquellos años el participar como colaboradora en algún taller, las risas de los niños, las caras de sorpresa y la emoción que ponían en cada actividad. Con el paso del tiempo veo el resultado de aquel proyecto que empezaba a caminar y que ha crecido tanto como se merece. Sin duda es una gran oferta para todos nuestros niños y adolescentes, que espero siga teniendo tanto éxito por muchas décadas mas. Un oasis para la felicidad que no debe desaparecer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: La Factoría del Show Online S.L.
  • Finalidad: Comentar publicaciones del blog y dar respuesta a los anteriores comentarios.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.
  • Destinatarios: Se cederán datos a terceros por obligación legal y para la ejecución del servicio que nos has solicitado.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Información adicional: Consulta la información completa en la política de privacidad.

¡Pide presupuestos Gratis!